Abogados especialistas en lesiones por mordedura de perro en el sur de Florida

Los abogados dedicados a las mordeduras de perro luchan por el derecho que tienen los clientes a una compensación en los condados de Palm Beach, Broward y en todo el sur de Florida

Las lesiones por mordedura de perro pueden generar emociones conflictivas en muchas de sus víctimas, especialmente cuando la mordida ha sido inesperada y la víctima de la mordedura de perro estaba tratando de acariciar o jugar con el perro en el momento en que ocurrió la mordedura. A pesar de esto, las lesiones por mordedura de perro pueden ser graves y resultar en infecciones o cicatrices, especialmente cuando la víctima es un niño.

Incluso si el dueño del perro es amigo suyo, vale la pena que consulte con un abogado con experiencia en mordeduras de perro para determinar si la compañía de seguros del dueño del perro puede ser responsable de los gastos causados por el daño, como compensación a sus lesiones.

Muchas víctimas de mordeduras de perro creen que el dueño del perro no puede ser considerado legalmente responsable de los gastos ocasionados si el perro nunca ha mordido a nadie anteriormente. Sin embargo, la ley de Florida no otorga esta protección de la primera mordedura respecto a la responsabilidad legal.

Los abogados especialistas en lesiones por mordedura de perro de Lauderhill, Gonzalez & Cartwright, P. A. tienen experiencia en la protección de los derechos de las víctimas y tienen la capacidad de explicarle sus derechos y sus opciones luego de haber sufrido una lesión por mordedura de perro. Sus opciones legales pueden incluir la demanda al dueño del perro basándose en diversas teorías legales, incluyendo resbalones y caídas.

Determinación de la responsabilidad en un caso de mordedura de perro del sur de Florida

Bajo la ley de Florida, los dueños de perros y otros animales pueden ser considerados responsables de las lesiones sufridas por un tercero, si el perro muerde o ataca a una persona. Esta responsabilidad se impone tanto en los lugares públicos como en los privados, siempre que la víctima no haya estado allanando la propiedad en el momento del ataque.

La responsabilidad estricta es una teoría legal que dice que la víctima no está obligada a probar que el dueño del perro actuó de forma negligente o imprudente. En otras palabras, el dueño del perro siempre es responsable de las acciones de su perro.

La responsabilidad de los propietarios de los perros que producen las mordeduras puede ser potencialmente eliminada si de manera visible se pone un cartel advirtiendo a los visitantes que allí se encuentra un “perro bravo”. La ley de Florida que rige esta excepción establece que un perro bravo es el que:

  • Anteriormente mordió o atacó a un ser humano.
  • Se acercó a la víctima de manera agresiva sin haber sido provocado.
  • Anteriormente ha matado o herido gravemente a otro animal que se tiene comúnmente como mascota.

Sin embargo, esta excepción probablemente no puede aplicarse si la víctima de la mordedura de perro es un niño de seis años o menos. Los dueños de los perros son normalmente responsables de las lesiones causadas por su perro si la víctima es menor de siete años, incluso si el niño provocó realmente el comportamiento agresivo del perro.

Los abogados Gonzalez & Cartwright defienden los derechos de sus clientes después de que hayan sufrido una lesión por mordedura de perro

Los dueños de perros en Florida son estrictamente responsables de las lesiones ocasionadas como resultado de una mordida de su perro. Aún así, el dueño del perro puede buscar reducir la indemnización de la víctima que ha sido mordida por el perro. Las defensas comunes incluyen demandas acerca de que la víctima que ha sido mordida por el perro:

  • Estaba invadiendo la propiedad cuando fue mordido.
  • Provocó las acciones del perro.
  • Asumió el riesgo de que el perro lo mordiera.

Todas estas defensas buscan descargar en la víctima de la mordedura de perro al menos parcialmente la responsabilidad de la mordida, lo que significa que su derecho a una indemnización debe ser limitado. Nuestros abogados especialistas en lesiones personales investigarán su caso para asegurarle la mejor indemnización posible y mitigar el impacto de cualquier defensa que el dueño del perro esgrima.

Si usted fuera víctima de una mordida de perro, póngase hoy mismo en contacto con un abogado especialista en lesiones de mordedura de perro

Las víctimas de mordedura de perro en Florida, si quieren recuperar una compensación por los gastos médicos ocasionados, generalmente tienen cuatro años para presentar la demanda contra el dueño del perro que provocó la mordedura. Por esto es tan importante que se ponga ya mismo en contacto con un abogado con experiencia en mordeduras de perro para que sus derechos sean protegidos.

Si usted ha sufrido una lesión por mordedura de perro porque el perro de otra persona lo mordió o lo atacó, póngase en contacto con nuestros abogados al 561-533-0345, o llame al teléfono gratuito 888-888-3903 para que discutamos las opciones de su caso. Le ofrecemos una consulta inicial gratuita a todos los clientes y ofrecemos citas nocturnas y durante los fines de semana para su conveniencia. Nuestra oficina principal está ubicada en 813, avenida Lucerne, Lake Worth, FL 33460 y también tenemos una oficina en Pompano Beach, Florida.

Preguntas Frecuentes: Un perro que estaba en la calle sin correa me mordió. ¿Cuáles son mis opciones legales?

El dueño del perro que permite a su perro deambular sin correa ya está cometiendo una negligencia. Esto significa que si el perro muerde a una persona, el propietario debe ser legalmente responsable de todos los gastos monetarios causados como resultado de las lesiones por la mordedura del perro.

PF: Un perro deambula regularmente por mi barrio, pero aún no ha mordido ni herido a nadie. ¿Hay algo que pueda hacer al respecto?

Puede llamar a los servicios locales de control de animales y ellos investigarán. Los dueños de perros generalmente no están autorizados a permitirle a sus perros a deambular por fuera de su propiedad sin una correa, lo que significa que el dueño del perro probablemente está violando una ordenanza, incluso si el perro no ha mordido a nadie o mostrado ninguna tendencia agresiva.